La caída accidental de personas al agua es una de las principales causas de muerte en la mar; al riesgo de que la misma pase inadvertida y, en consecuencia, no se reciba el socorro necesario, hay que añadir el de sufrir hipotermia por permanencia prolongada en el agua.

Precauciones para evitar una caída al agua.

  • Moverse por el barco con el cuerpo inclinado hacia el centro del mismo.
  • Prevenir los movimientos del barco vigilando la mar.
  • Sujetarse siempre a las partes sólidas del barco.
  • Utilizar calzado con suela antideslizante.
  • Ponerse el chaleco salvavidas y arnés antes de subir a cubierta. En todo caso, usar siempre ambos elementos en caso de mal tiempo. Verificar periódicamente los candeleros, los cabos de sujeción y los puntos de anclaje de los arneses.
  • Colocar redes de protección en torno al barco si hay niños a bordo, o en cualquier caso, amarrarse firmemente.
  • Evitar hacer las necesidades fisiológicas por la borda, y si ello no fuera posible, tomar las precauciones oportunas empleando un arnés.
  • No correr sobre la cubierta.
  • No bañarse en alta mar sin testigos y sin la existencia de una escala para volver a subir a bordo.
  • No dormir en la bañera de las embarcaciones.
  • Si se navega en solitario o con el piloto automático, resulta muy recomendable dejar por la popa un cabo de seguridad de 50 mts, provisto de nudos cada cinco metros y rematado por un flotador bien visible.

Esta es una información del Ministerio de Fomento de España.