La caída accidental de personas al agua es una de las principales causas de muerte en la mar; al riesgo de que la misma pase inadvertida y, en consecuencia, no se reciba el socorro necesario, hay que añadir el de sufrir hipotermia por permanencia prolongada en el agua.

ACTUACIÓN ANTE UNA CAÍDA AL AGUA

Las acciones que se mencionan a continuación, a título orientativo, son prácticamente instantáneas y simultáneas; el patrón de la embarcación debe optar, en función de las circunstancias, por las más convenientes a cada caso. Dada la rapidez de esta maniobra, se recomienda encarecidamente su entrenamiento.


  • Gritar "hombre al agua" y controlar el tiempo que transcurre.
  • Meter el timón a la misma banda de caída del náufrago.
  • Parar el giro de la hélice, si existe riesgo de que la misma golpee al náufrago.
  • Lanzarle de inmediato un aro salvavidas.
  • Si es posible, lanzar una señal fumígena o una bengala.
  • Designar a alguien PARA QUE NO APARTE LA VISTA DEL NÁUFRAGO EN NINGÚN MOMENTO, señalándolo con el brazo.
  • Anotar hora y minuto de la caída, rumbo y posición.
  • Arrojar al mar objetos flotantes para balizar la estela, si no hemos alterado previamente el rumbo.
  • Organizar a bordo el salvamento.
  • Enviar un mensaje "PAN" / "PAN".
  • Si se navega a motor, efectuar la maniobra de hombre al agua más adecuada a las características de la embarcación.
  • Si se navega a vela, virar a barlovento, ponerse a la capa, dejarse a la deriva, y/o aproximarse con precaución al náufrago.
  • Nunca debe saltarse al agua en busca del náufrago sino se está bien amarrado al barco mediante un largo cabo y no se lleva puesto el chaleco salvavidas.

Esta es una información del Ministerio de Fomento de España.